Cómo tener un cutis perfecto

cutis perfecto

Para lucir una piel impecable, son muchos los factores que se deben atender. Por ejemplo, tal como revelan las investigaciones de Nutrición Sin Más, dormir el tiempo suficiente es fundamental para tener una buena salud.

Guía completa de cuidados para tener un cutis perfecto

De igual modo, también es importante la alimentación. Tener buenos hábitos en el sueño y la alimentación siempre se reflejará en la piel.
Quienes deseen presumir un cutis radiante deben eliminar la ingesta de dulce. Pues, cuando el azúcar se descompone, por medio del proceso denominado glicación, las moléculas de proteína se ven afectadas y la persona empieza a correr el riesgo de tener granos en el cutis y de padecer de envejecimiento prematuro, ya que la piel pierde colágeno y su capacidad de elasticidad.

Además de estos factores, queremos compartir contigo otros aspectos que también son importantes cuando se trata de tener una piel perfecta en tu cutis.

Cuidados en la piel

Limpieza facial: la cual debe hacerse de forma diaria, tanto en la mañana como en la noche, incluso si no has utilizado maquillaje. Pues, limpiar tu piel la ayuda a evitar que se depositen células muertas e impurezas. De hecho, antes de realizar cualquier gasto en cremas para prevenir el envejecimiento es importante que tu piel esté limpia ya que sólo de esta manera los componentes podrían penetrar y surtir efecto. En el mercado existe una gran variedad de fórmulas limpiadoras que puedes usar.

Aplicar sérums: esto se hace antes de aplicar la crema hidratante, aunque es importante mencionar que jamás la reemplaza, sino que posee fórmulas específicas que contribuyen a tener una piel perfecta, tales como reafirmantes, hidratantes, antiedad, entre otros. Algunos, quizás sean costosos, pero esto termina siendo una inversión en la belleza, y al final sólo tienes que utilizar un par de gotas –no más de seis- para cada aplicación, esparciéndola en el rostro y en el cuello. Puedes colocarlo 10 minutos antes de la crema hidratante para que penetre y actúe bien.

Crema hidratante: en la medida que el tiempo transcurre, la piel va perdiendo la capacidad de hidratarse por sí misma. Por ello, cuando se va ganando más edad, la piel tiende a experimentar resequedad y va perdiendo el brillo. Esto además genera otro tipo de complicaciones, pues cuando la piel tiene sequedad los radicales libres pueden penetrarla con mayor facilidad causando daño al colágeno y la elastina.

Retinol: el cual no es más que una variante de la vitamina A, y algunos productos para el cuidado del rostro suelen incluirlo entre sus ingredientes. Sin embargo, este compuesto es preferible utilizarlo sólo en la noche, ya que es fotosensible, y jamás durante período de lactancia o embarazo.

Crema antiedad durante la noche: así como un sérum. Estos productos están indicados para utilizar primero el sérum y luego la crema que ayude a reparar el tejido de la piel. Se recomienda utilizar durante la noche para potenciar los efectos reparadores del sueño profundo, ya que en esta fase la piel se regenera y los músculos faciales se relajan.

Alternativas de bajo costo

Aunque las primeras opciones son las más recomendadas, si por ahora no puedes costear las cremas que se encuentran en el mercado, disponemos para ti de otras alternativas más accesibles que pueden ayudarte a tener un cutis saludable y luminoso.

Una mascarilla con café: antes de tirar a la basura lo que resta en la cafetera, toma un poco para exfoliar tu rostro. Este, te ayudará a remover las impurezas y las células muertas, además de contribuir a cerrar los poros dejando una piel con suavidad. Si tu piel es seca, entonces puedes agregarle 1 o 2 cucharadas pequeñas de aceite de oliva extra virgen.

Recuerda lavar tus herramientas de maquillaje: ya que suelen albergar mucho sucio y bacterias, y al utilizarlos sin haberlos limpiado antes, lograrás que tus poros se obstruyan y aparezcan puntos negros y granos. Por lo menos, debes lavarlos una vez por semana, con agua tibia y champú.

Masajea tu rostro: pues, esto contribuye a que haya buena circulación en la piel de tu cutis, y ayuda a combatir las líneas de expresión y arrugas. Puedes realizar este masaje cuando estés hidratando tu rostro, haciendo énfasis en la frente y el contorno de los ojos.

Baños fríos: en lugar de tomar largas duchas calientes, ya que cuando el agua está caliente la piel sufre y tiende a secarse y agrietarse. Más bien, toma baños cortos con agua fría. Tu piel notará la diferencia, dado que lucirá más tersa.

Hidratación: esto ayuda a tu cuerpo a librarse de toxinas. Toma siempre suficiente agua para que el cuerpo deseche cualquier desecho químico al que te hayas expuesto en el medio ambiente, ya sea pesticidas u otros productos.

Seguramente, ya sabes que no existe una sola crema que sea mágica y pueda hacer que la piel de tu rostro luzca sin imperfecciones, sino que se requiere de una serie de hábitos, incluido el sueño y la alimentación, para lucir una piel de portada.

Si pones en práctica las recomendaciones que te hemos dado, estamos seguras que podrás presumir de un cutis perfecto, luminoso e hidratado.

Escrito por: Edith Gómez
editora en Gananci, apasionada del marketing digital,
especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber
aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada
creativa al pequeño mundo en el que vivimos.
Twitter: @edigomben