Amar de nuevo, aunque tengas hijos

amor madre

Cuando una mujer se divorcia, generalmente sobre ella recae la responsabilidad de la crianza y cuidado de los hijos que quedan, y no solo me refiero a la parte económica sino también a los valores, moral y ejemplo. Al tiempo dedicado, la educación y acompañamiento como tal.

Amar

Estos hijos van creciendo y asumiendo su propia vida en la cual tú debes apoyarlos y guiarlos. Es allí cuando a veces se desdibuja tu destino, tus actividades y la vida en general, y te dedicas por completo a ellos dejando sin espacio a lo que sienta el corazón y a la posibilidad de tener un romance con alguien que valga la pena.

Creo que una de las cosas que a mí me ha dificultado conseguir una pareja es que me siento muy cómoda con mi vida, mi cotidianidad y muchas tareas en las que me comprometo. La vida se convierte en una dedicación casi exclusiva para tus hijos porque quieres sacarlos adelante y deseas que crezcan siendo personas de bien, con valores y moral.

Entonces tu labor diaria es ir a trabajar, hacer algo de deporte y el poco tiempo libre que te queda es para “servirle de chofer” a ellos, quienes al entrar en la adolescencia comienzan a salir y a querer tener espacios distintos. Es la edad de “pertenecer a ciertos grupos”. De ahí la importancia de ser aceptados en la sociedad.

Justo ayer leí un artículo que habla sobre los sentimientos de culpa que vivimos sintiendo las mujeres. Las que trabajamos y dejamos a nuestros hijos en manos de unas niñeras; las que renunciamos al trabajo y a nuestros sueños laborales y profesionales porque queremos estar cerca de ellos en cada etapa de su vida. Las que nos sometemos y comenzamos a depender de nuestros esposos hasta para ir a la peluquería. O las que tenemos un ingreso económico muy alto y podemos darnos el lujo de darle lo mejor a nuestros hijos, a cambio del tiempo que “no tenemos”.

Este asunto de divorciarse y enamorarse de nuevo, cuando llega un intruso y quiere robarte ese poco tiempo que tienes para darle a ellos. Cuando quieres llegar a casa para abrazarlos y arruncharte; pero ese hombre de tu vida quiere ir a saludarte y abrazarte también.

Cuando te mueres de amor por tus hijos, pero el hombre especial te hace sentir cosquillas en el corazón y te dan ganas de verlo; pero al mismo tiempo comienza la culpa porque le estas robando tiempo a los niños. Sin embargo quieres darte una nueva oportunidad.

Como decía el artículo: la culpa llagará de todas formas. Si encuentras una pareja, por lo que sientes a su lado te culpas; pero si la rechazas por lo que dejas de vivir junto a él. Quizás una oportunidad bonita de comenzar algo nuevo en tu vida e incluso ofrecerles a tus hijos una vida más cómoda.

Una de mis grandes maestras y de la que más aprendo día a día es mi hija, quien a pesar de tener el privilegio de una mamá trabajadora y responsable, pero al mismo tiempo con una facilidad para darle el tiempo suficiente y necesario para ella; quiere que me enamore de nuevo y es la más impulsadora para que lo haga, así eso signifique sacrificar parte de nuestro tiempo juntas.

Esta hija adolescente me invita todos los días a encontrar alguien bueno. Me ayuda, me apoya y me hace sentir que soy la mejor mamá del mundo y que por eso me merezco alguien igual de bueno y especial.

No me quedan dudas, al amor hay que recibirlo cuando toque la puerta, pero hay que educarlo al igual que a tus hijos para que llegue a complementar tu vida; no a arrebatarte ese amor por ellos y a robarles su tiempo contigo.

blogger divorciada