Bienvenida madurez

Pasando rápidamente y sin tiempo de preparación  llegan “los veintitantos”, la palabra utilizada para camuflar una edad en la que con resignación y dignidad debes  vivir (lágrimas).  Los cuestionamientos,  la rebeldía y las actitudes infantiles quedan en el colegio;  la farra, los innumerables amigos y los dolores de cabeza del guayabo quedan en la U, y los días de trabajos largos, los domingos ansiados para descansar, las comidas nutritivas y el disfrutar momentos simples en casa y con la familia comienzan  a frecuentar tu nuevo y mejorado YO;  “adiós ingenuidad y bienvenida sabiduría”.

Bienvenida madurez

Haciendo una retrospectiva de todo lo que he aprendido y lo que me han enseñado grandes e inolvidables maestros en la vida,  he llegado a varias conclusiones con  las que quizás muchas personas se sientan identificadas y las que hoy quiero compartir:

*  No importa cuántas veces te caigas, lo importante es saber levantarse (y si eres mujer, levántate con mucho estilo)

* Te enamoras muchas veces  ciegamente, fanáticamente, intensamente, acosadoramente (sobre todo por facebook), bobamente, etc. Pero sólo una vez te enamoras  verdadera e incondicionalmente.

* Te das cuenta que NO eres “la mujer perfecta” que creías  y que los príncipes azules solo existen en los cuentos de hadas (Y en Avatar la película).

* Reconoces que el maestro no es sólo quien te enseña con sabiduría y experiencia, sino también el individu@ que con malas acciones te muestra como no debes ser.

* Confirmas que la familia es el tesoro más grande que pueda existir en tu vida. Pero no hablo de la familia que obligatoriamente y por parte de tus padres debes tener; hablo de la familia que comienzas a formar cuando tienes uso de razón, y que empiezas a valorar cuando los conoces en su esencia y en su diario vivir.

* También confirmas que a cualquiera no se le dice amigo y que mientras tengas dinero y comodidades sobraran las personas que quieran estar contigo.

* Aprendes que hay personas que pasan por tu vida solo por un tiempo, algunos vienen y van, a muchos no los vuelves a ver jamás  y hay otros que curiosa e inexplicablemente se quedan presentes en el corazón para siempre, a esos los llamas amigos, amigos de verdad.

* Te das cuenta que lo importante no es cuanto ganes en tu trabajo, si no que tan feliz te puede hacer si haces realmente lo que te gusta.

*También te das cuenta que emprender un proyecto y continuarlo, requiere de esfuerzo, dedicación y sobre todo PACIENCIA.

* Aprendes que para bailar se necesitan dos y que el AMOR NO se mendiga.

* Aprendes que decir te quiero y te amo  a las personas que están contigo toda la vida y te aman incondicionalmente, se vuelve una bonita necesidad.

* Aprendes a que no se pelea por cosas insignificantes y que ganas más discutiendo sanamente sobre las cosas que te gustan y las que no prefieres.

* Aprendes a tolerar y a amar tal y como son las personas; porque ellos también hacen lo mismo contigo “TE AMAN COMO ERES”.

* Valoras más la crianza, los regaños y los te quiero de tus padres.

* Aprendes que el tiempo NO es un limitante y que nunca es tarde para lograr lo que siempre has querido.

* Confirmas que decir, – los tiempos de Dios son perfectos, todo pasa por algo, eso es que no le convenía-; son un cliché que la gente utiliza para darte ánimo o para que te conformes con lo que tienes.

* Aprendes que si crees firmemente en tus sueños y luchas constantemente por ellos, se pueden lograr.

* Descubres que   no todos caminamos hacia la misma dirección  y que todos tenemos sueños diferentes. Y aprendes a respetarlos.

* Aprendes que ser loco se puede, lo importante es no demostrarlo.

¿ Crees que falta algo por decir?  ¡Compártelo en los comentarios!

editora Muy Femenino post