juguetes sexuales

Los juegos eróticos estimulan tanto el  cuerpo como la mente y es precisamente esta el mayor órgano sexual que poseemos, por eso atrévete a estimular al máximo a tu pareja, no te arrepentirás.

La falta de  imaginación y la rutina hacen que la llama de la pasión disminuya, por esto, las relaciones sexuales en ocasiones son aburridas o  se tienen por simple compromiso, es sumamente importante estimular constantemente a tu pareja y reavivar o mantener el fuego de la pasión ardiendo.  Para esto puedes recurrir a los juegos sexuales como alternativa para avivar la pasión pero debes tener en cuenta que es necesario que estas prácticas se basen en la comunicación asertiva.

juegos sexuales que puedes practicar con tu pareja

Antes de empezar a practicar estos juegos es necesario que tengas en cuenta las zonas de placer en tu pareja, puedes acariciar varias zonas de su cuerpo o realizarle un masaje sensual en la parte baja de la espalda y las nalgas.

1. Un banquete lleno de placer: La idea es que disfrutes de bebidas o alimentos sobre diferentes partes del cuerpo de tu pareja. Por ejemplo, vierte leche condensada sobre su pecho y chupa ligeramente sus pezones.

2. Placer en la oscuridad: La idea es poner una venda sobre los ojos de tu pareja para que no vea nada de lo que está sucediendo a su alrededor. El otro miembro de la pareja podrá emprender caricias, besos, soplos, disponer hielos o mordiscos suaves en diferentes partes del cuerpo, incluidas las zonas más íntimas.

3. Una llamada que te lleve al clímax: La idea es excitar verbalmente a tu pareja, para esto pueden estar en cuartos contiguos y al realizar la llamada ser muy descriptivos en cuanto lo que quisiéramos que nos hicieran o lo que haríamos, cuando estén bastante excitados encuéntrate en la habitación y realiza todos los juegos y caricias que habías imaginado en la llamada.

4. Masaje lleno de placer: Es uno de los juegos más sencillos pero con una dosis alta de placer. Vierte aceite sobre el cuerpo de tu pareja, masajeándolo lentamente. Rozamos con las manos humedecidas en aceite las zonas erógenas, así el calor irá subiendo y estallaran de placer.

5. Disfraces: El juego de roles nos permite divertirnos y logran otros niveles de erotización. La idea es atreverse a seducir a la pareja actuando según el disfraz que uses. El éxito de este juego es acordar que se quiere y tomárselo muy en serio.
Son sencillos y solo necesitas una dosis de confianza y comunicación para evitar la rutina en tu vida sexual. ¿Cuál juego sexual, practicaras esta noche?

blogger sexología Mile