Detecta si él tiene miedo al compromiso

miedo al compromiso pareja

Cuando decides lanzarte a tener una relación con alguien, lo mínimo que esperas es que ambos caminen en la misma dirección, es decir que poco a poco su compromiso se fortalezca y sea más estable.

Miedo al compromiso

Estos son los síntomas de una persona con miedo al compromiso, entérate antes que sea demasiado tarde:

Son intermintentes

Unos días está contigo y otros desaparece sin razón, ni motivo alguno. Quiere estar solo, se retrae o simplemente quiere pasar tiempo en sus proyectos y demás ocupaciones.  Esto se dá porque tiene un conflicto con su cabeza y corazón, por un lado quiere estar contigo y por el otro teme que le hagan daño, perder su zona de confort o sentirse atado a alguien.

Ver: Todo lo que tienes que saber sobre el miedo al compromiso

Son exigentes

Quiere que todo sea perfecto, no hay riesgo a la equivocación, es exigente con él y con sus proyectos, así también será con su relación, quiere que todo sea tal y como lo tiene programado en su cabeza y si no cumples con el mínimo detalle, no estará seguro de estar contigo y querrá alejarse o marcharse.  El problema aquí no eres tú, el problema es su forma de pensar y el miedo que le dá comprometerse.

Es impulsivo

Tiene arranques de impulsividad, unos días te ama y te lo demuestra de una manera loca e intensa y otros días no sabrás si está aburrido contigo o si realmente te quiere. Es toda una montaña rusa de emociones, piensa bien si estás dispuesta a subirte en ella, porque habrá incertidumbre, ansiedad y desequilibrio emocional.

No sabe lo que quiere

Esta seguro de que quiere una relación unos días, otras añora la soltería y en otras no quiere algo serio. Teme perder su libertad, teme equivocarse, teme vivir una vida  que nunca planeo. Teme perder el control.

Ver: Quiere algo serio contigo o te ve como una aventura

Son Enamoradizos

Ama el arte de seducir, de sentir emociones, de coquetear, ese momento incierto cuando parece empezar algo es apasionante para una persona con miedo al compromiso; pero una vez se da cuenta que puede formalizar la relación, el encanto se acaba y sale corriendo como un niño asustado.