¿Te identificas con las características de una mujer del Tercer Milenio?

mujer soñadora

Justo ahora hay mucha polémica con todo lo relacionado a la libertad de géneros y demás. No es nuestra intención interferir y optar por un bando u otro. Pero es importante que tú, mujer, sepas que tienes un lugar en el mundo y no necesariamente es para el que te criaron.

Características de una mujer del tercer milenio

Preocupada por ti misma antes que de los demás, con sueños de toda una vida y recientes metas impuestas por tu propio carácter. Si nunca antes te propusiste seriamente tener ese pequeño spa o implementar ideas para trabajar desde casa, pues es tu momento.

A continuación, hemos recopilado la lista exacta que debes seguir para lograr todo lo que buscas, desde la liberación de tus mejores amigas que aún se rigen por un yugo de desigualdad y para luego, hacer un salto al éxito con todos los deseos que puedan ocurrírseles.

1. Profesionalidad ante todo

Para el logro de todo objetivo, la educación y la formación es una parte muy importante, que si bien requiere tiempo, nunca se ha llegado muy lejos en los años como para no retomarla y rendirse en lo que puede ser el inicio de tu nueva vida.

Requerirás de mucha valía y reunir un gran coraje para hacerlo, pero tus logros en este ámbito pueden ser puntuales o no, pero tendrán un grado siempre presente de importancia en muchas situaciones que se te presentarán de ahora en más.

Ver: Ser muppie está de moda

Si completaste todo lo que considerabas necesario, nunca está de más reforzar con más capacitación en las áreas de tu interés, mantenerte actualizada e informada en todos estos aspectos relacionados a la actividad en específico en que hayas centrado tus esfuerzos.

2. Yo, como persona

Como cualquier persona necesita, tú, como una mujer que pudo sentirse oprimida o que nunca alcanzó tuvo la oportunidad de ser quien de verdad quería por culpa de un simple y muy tortuoso estereotipo, te decimos algo: ya no más.
Como una mujer que se ha adaptado, ya es tu hora de resurgir como un fénix y poder alzar el vuelo, con un total poderío fruto de tu independencia. Es importante que empieces a dale uso a esa gran fortaleza de la que fuiste proveída por naturaleza y que la hagas parte de tu actitud.
Necesitas, en este punto, llegar a ser reconocida como una mujer, pero no como una más, sino como una que tiene la decisión y que se mantiene en el margen del éxito como persona.

3. Capacidad y poder

Si has reunido las anteriores características dentro de lo que eres y representas y sigues sintiéndote insignificante o incapaz de mucho que quieres lograr, te falta algo muy importante y eso es tu motivación.
En el caso de algunas mujeres, un logro de un objetivo o poder llegar a ser algo o alguien mejor de lo que imaginó y soñó, puede que en un principio suene sencillo o muy irreal. Esto es parte de lo que creciste aprendiendo y debes desligarte completamente de este pensamiento.

Debes dejar de pensar como una discapacitada y empezar a pensar como la persona tan capaz que eres. Las incapacidades son meramente cognitivas y las mismas son solo autoimpuestas, pues están limitadas a la imaginación o la conciencia de cada quien.

Ten presente que posees tanto como cualquiera, pues tus manos y tu cerebro te llevarán a donde quieras siempre que tengas una voluntad de envidiarse.

4. Figura social e inspiradora

Si ya puedes ser considerada como un modelo a seguir, no permitas que otras permanezcan aún bajo la sombra de la sociedad e inspíralas a que salgan adelante.
Una vez que llegas tan alto, te das cuenta cuáles son tus verdaderas capacidades, qué tanto debes limitarte en un principio o cierto punto… notarás que las limitantes que tienen otros, son tan similares a las que pudieron o algunas fueron tuyas.

Ver: Cosas que las mujeres debemos dejar de creer

Es esencial saber mover a las masas en cualquier entorno en el que te encuentres, y ser responsable o caritativo para con el resto que pueda necesitar tu apoyo, que en ocasiones se resuma a unas muy preciadas y grandes palabras de aliento.

5. Preocupación por ti misma

Al final aunque bien podría ser la primera de toda la lista, es muy bueno que siempre te des tu lugar como una persona con muchas capacidades pero con una igual tendencia a necesidades y deseos fuera del mundo al que has destinado tus logros.

Un buen sueño, buena alimentación y aprender a sacar tiempo cuando tu trabajo te consume para dárselo en partes saludables a tus seres queridos, te devolverá también años de vida y te permitirá mantenerte mucho más tiempo en tus mejores momentos para actuar como debes.

Escrito por: Edith Gómez

editora en Gananci, apasionada del marketing digital,

especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber

aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada

creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben