divorciada feliz

Desde el momento en que te divorcias, la mayoría de las personas comienzan a decirte que no te preocupes, pues una mujer como tú puede rehacer su vida “fácilmente”. ¿Rehacer?, contestaba yo ¿cómo así? Y ¿quién ha dicho que mi vida se deshizo?.

Divorcio

Y bueno, si bien es cierto que un divorcio es algo muy triste y doloroso, ni tú vida ni tus sueños pueden deshacerse. Simplemente hay un cambio al que deberás hacerle frente porque eres capaz de seguir adelante y demostrarte a ti misma “de qué estas hecha”.

Hoy, después de mis 40, no he vuelto a casarme y la verdad, cada vez tengo más razones para no hacerlo, aunque no niego que una pareja hace falta, especialmente cuando los hijos crecen y se van a hacer su propia vida. Sin embargo, como no sabemos qué nos depare el futuro, mientras llega ese príncipe (así sea anaranjado porque azul no será, recuerda que tú tampoco eres una princesa), te daré unos tips para que disfrutes de la soltería.

1. Cuando te divorcias sufres, lloras, te juzgas y reniegas, pero un día cualquiera mágicamente “amaneces divina” y con ganas de conquistar el mundo. Aprovecha y arrasa con todo!

2. Tienes independencia económica?, sino es así búscala. Tendrás la oportunidad de valorarte y valorar tú trabajo. Eso mejorará tu autoestima y conocerás muchas personas interesantes

3. Cuando tienes tu propio dinero puedes decidir sola sin que nadie te apruebe. Compra lo que quieras y puedas, a tu gusto!

4. Te pones la ropa que te gusta, no tienes que estar soportándole las críticas de tu marido. Mi primer esposo (porque espero tener un segundo), no me dejaba poner blue jeans. Ahora me los coloco todos!!!

5. Las mujeres divorciadas siempre podemos aceptar todas las invitaciones de los amigos y amigas porque no hay ningún marido esperándonos en la casa. Eso es maravilloso.

6. Las mujeres divorciadas llegamos a casa a la hora que queramos y nadie nos regaña.

7. Decides todo en tu hogar: Lo que mercas, lo que cocinas, los adornos que colocas; lo que compras o no. Es más, decides si te bañas, si te quedas un domingo sin maquillaje y tirada todo el día en un sofá haciendo pereza.

8. El control remoto lo manejas tú. (Es que eso no lo valoramos sino hasta que lo vivimos).

9. No lavas calzoncillos, pues si tienes un novio el los lavará en su casa.

10. No te dejan el baño encharcado después de la ducha (a no ser que duerma en tu casa), pero eso de vez en cuando hasta lo agradeces.

11. No tienes que pelear (o al menos todos los días), porque tu marido no levantó la tapa del sanitario para hacer pipi

12. Puedes ponerte divina todos los días, sin que tu marido te pregunte ¿por qué diablos te arreglas tanto?

13. Aunque tengas que enfrentarte al daño de la tubería, a la pegada de los cuadros en la pared o la pinchada de llanta de tu carro, TRANQUILA!! Créeme que eso ya está solucionado con el 01-8000

14. Puedes irte horas enteras a la peluquería, hacerte pelo, uñas, masajes, cera e hilos en las cejas. Nadie te estará llamando para acosarte

15. Puedes leerte las “Cincuenta Sombras de Grey”, sin que tu marido se ponga celoso. (Lo malo es que a veces no tienes con quién practicar lo aprendido)

16. Puedes viajar al lugar que desees y cuando tú quieras. Recuerda que no tienes que ser millonaria para ir a lugares maravillosos. Una noche en un pueblo cercano te transportará y sentirás emociones irrepetibles.

17. Puedes comerte una porción de tu torta o helado preferido del tamaño que desees, sin que tu esposo te regañe

18. Por si acaso, y si algo me hizo falta en la lista: Si no cuentas con muchos recursos económicos, recuerda que para todo lo demás “existe Master Card”

blogger divorciada