5 cosas que las mujeres fuertes e independientes no hacen

mujer fuerte

Ser una mujer fuerte e independiente es más difícil de lo que solía ser. Para muchas mujeres, ser consideradas fuertes e independientes es una tarea difícil, particularmente en un mundo en el que más jóvenes y graduados están siendo obligados a vivir con sus familias y a estar subempleadas.

Sin embargo, la definición de lo que realmente significa ser una mujer fuerte e independiente ha cambiado. No todas las mujeres tienen su propio apartamento con vista a la ciudad, ni una cadena de amantes aventureros, ni un trabajo de gran potencia.

Las mujeres fuertes e independientes no se definen por sus circunstancias, sino que pueden encontrar lo mejor en su situación y trabajar arduamente para mejorar, conservando su sentido de fortaleza interior y valores éticos. ¿No sabes cómo convertirte en una de estas chicas fuertes e independientes?

¡Lee a continuación lo que debes evitar para convertirte en una!

No descuidan sus carreras

Las mujeres fuertes e independientes tienen sus carreras siempre al frente de sus vidas. Trabajar duro y ganar dinero es algo que todos deberían hacer, independientemente de la edad, el sexo u otros factores, ya sea un turno de toda la noche en un restaurante de comida rápida, o pasar horas como CEO de una empresa.

Este tipo de mujeres siempre trabaja duro, mantienen sus ojos en el futuro y se esfuerzan por seguir trabajando en sus carreras. Ese viejo adagio de mantener tus estándares “tan altos como tus tacones” de alguna manera se aplica aquí, a excepción de que debes mantener tus estándares, sueños y aspiraciones tan altos como tu impulso laboral.

No fallan en manejar sus propias situaciones

Una de las cosas más importantes que hacen las chicas fuertes es manejar sus propias situaciones, buenas o malas. Hablar por uno mismo es algo que todos deberían hacer y este tipo de mujeres nunca tienen problemas para hacer que se escuche su voz, y para garantizar que cualquier decisión que las involucre directamente sea un reflejo de sus elecciones.

Manejan sus propias preocupaciones laborales y problemas con sus compañeros de piso, y llantas desinfladas. No es que sea malo depender de las personas, pero tener el conocimiento de que puedes manejar la situación es poderoso en sí mismo.

No reaccionan de forma exagerada ante malas situaciones o errores
Las mujeres fuertes e independientes tienen la capacidad de dejar que los errores salgan de sus hombros y aprender de sus malas acciones. No se quejan ni se ponen contra el mundo que las ha lastimado. Si eres una de estas chicas, te permites cometer errores y aprendes de ellos.
No reaccionas de forma exagerada a las cosas malas que suceden. Ves los escenarios negativos como un proceso de aprendizaje y una forma en la que puedes creer, ser mejor y más fuerte. Las mujeres fuertes no se quejan, pueden deprimirse un poco y luego seguir adelante para convertirse en mejores personas.

No muerden el anzuelo de los enemigos

Parece que los haters están en todos lados: desde los primeros días de Facebook, Twitter, e Instagram, legiones de estos usuarios anónimos de internet se encuentran en los tableros de mensaje vomitando veneno en todo momento. Y las mujeres fuertes pueden ser el blanco de estos ataques. Sin embargo ellas no le ponen energía a esto.

También es evidente que ninguna mujer fuerte e independiente se sabotea a sí misma. Esto es dañino, abusivo y completamente repugnante. Todo esto es el símbolo de vacío de las personas que necesitan llenar de ira y de resentimiento.

Estas mujeres no se convierten en el cebo del enemigo, pues por lo general, están ocupadas viviendo la vida que desean tener.

No dejan de aprender

Las mujeres fuertes e independientes no dejan de aprender o intentan mejorar su propio sentido del conocimiento sobre el mundo o determinadas materias. Es algo triste cuando las personas dejan de interesarse en el mundo que los rodea, o deciden permanecer inmóviles y no aprenden cosas nuevas, ni se desafían a sí mismas.

Nunca se ven afectadas por alguien que piensa que sus pasiones son raras, o que sus deseos de aprender sobre física son inútiles. Simplemente ignoran lo que digan y no permiten que nadie se interponga en sus pasiones o en su educación.
Y tú, ¿te consideras una mujer fuerte e independiente?

Escrito por: Edith Gómez
editora en Gananci, apasionada del marketing digital,
especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber
aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada
creativa al pequeño mundo en el que vivimos.
Twitter: @edigomben