fashionistas

Entre mis innumerables amistades, tengo una muy especial.  Es una mujer hermosa, inteligente, profesional y muy sexy.   Una mamá y abuela maravillosa. Se llama Ana y por cariño le decimos Anita. Me lleva algunos años pero la quiero con todo mi ser.

Cuando los hombres mayores te dan pereza

Anita estuvo casada durante mucho tiempo con un ser también muy especial, de hecho son tan buenos amigos que hoy por hoy son roommates.  Ellos comparten el techo de su casa, el amor por sus hijos y nietos; en ocasiones viajan juntos  con toda la familia y tienen una relación muy madura.

Pero Anita es una mujer independiente, tiene su propio dinero y le encanta viajar sola por el mundo.  Adicionalmente  esta siempre libre y dispuesta para encontrar el amor.  El asunto es que ella tiene predilección por hombres jóvenes; o para que se entienda mejor:   No le gustan los hombres muy mayores.

Hace poco y con mis amigas tomándonos unos vinos hablábamos de la posibilidad de conseguirme una pareja y ellas me insinuaban sobre uno y otro candidato, a lo que respondí que me parecían muy mayores y que preferiblemente me gustaban  más jóvenes.  Entonces ellas no dudaron en decirme.  Ves? Tú ya tienes el “Síndrome de Doña Ana”.

Investigando en internet ese síndrome no existe, mis amigas se lo inventaron.  Entonces voy a ponerme a caracterizar lo que significa que “uno padezca el tal síndrome”. Dado que mí amiga “Ana” presenta todas las características que voy a nombrar a continuación:

  • Las mujeres con el Síndrome de Doña Ana, son mujeres profesionales e independientes económicamente.
  • Les gusta viajar, conocer y aventurarse a la vida.  (Eso no significa ser mochileras, pues les gustan los buenos hoteles y viajar con todas las comodidades)
  • No les da pena tomarse un buen trago solas en un bar (eso sí, no cualquier bar), debe ser algo muy especial y exclusivo. Les encantan los bares de New York y Paris.
  • Se visten con ropa de marca. Tienen bolsos y accesorios muy finos y costosos.
  • Se mantienen hermosas, sexys y arregladas.
  • Aunque les gustan los “noviazgos”, tampoco van tras un compromiso demasiado serio pues aman su libertad.
  • No es que les gusten los pollos, tampoco las “chiquidelicias”, pero los prefieren a ellos en vez de hombres viejos, sin ánimo y con dolor en los riñones.
  • Son sexualmente activas y muy creativas.
  • Son modernas y les gusta la buena música.
  • Tienen historias de vida basadas en muchos retos y decisiones importantes.
  • Son mujeres de “armas tomar”. Mujeres de mucho empuje. De esas que llaman “ejemplares”.
  • Gozan con las “Cincuenta Sombras de Grey”, pero disfrutan de una buena oración en familia.
  • Son hablantinosas y muy sociables.
  • Prefieren hablar con jóvenes (cosas de jóvenes) y no con pretendientes de esos que comienzan a contarles lo que harán “apenas les llegue la pensión”
  • Les gusta la ropa interior sexy, de colores o animal print
  • Tienen carros muy exclusivos
  • Se gozan la vida, solas o acompañadas. Siempre están felices.
  • Son unas súper mamás!!

Leyendo lo anterior, quizás la imagen que tengas de este tipo de mujeres,  es que son huecas y vacías, por lo tanto tienen poco que ofrecer.  Pero ojalá y a lo largo de tu vida, tengas la fortuna de conocer al menos una de ellas.  Son sabias, directas y con una personalidad arrolladora.

Por eso, los jóvenes, los mayores y en general cualquier tipo de hombre, con toda seguridad  quisiera,  tener una de esas mujeres a su lado… al menos una vez en la vida!!

Escrito por: Lorena