¿Quién es el actor principal de tu propia película?

ganadoras oscar

Cuántas veces te han compartido la historia de alguna persona y expresas “qué película”, “qué novela” o algo tan simple como “tu vida es digna de un Oscar”.

Tu eres un ganador

Es cierto, podríamos decir que la vida de cada ser humano es una cinta cinematográfica distinta, unas con más intensidad en drama, mayores viles, pero con matices siempre similares. Hoy, tomate tu tiempo y piensa por un instante ¿quién es el verdadero protagonista de tu propia película?, ¿De tu vida? como en todo film encontrarás coprotagonistas, actores secundarios, equipo técnico, maquillaje, utilería, alimentación, comunicaciones, entre otros roles esenciales para el éxito de la cinta. Igualmente, existen actores invitados, extras, primera actriz, actores de reparto, villanos que te complican la vida, el error es permitir que estos brillen más que tú. Porque eres TÚ y solamente tú, el único actor que puede interpretar el papel protagónico de tu film. TÚ, eres ese actor estrella al que nadie puede hacerle la vida imposible, a no ser que tú quieras que ese villano, actriz o compañero de estudio te complique en algo la existencia.

La respuesta a la inquietud: ¿depende de mí que otros me hagan la vida imposible? Es 100 por ciento afirmativa.

Tal vez lo que deberías es analizar tu vida desde el principio causa y efecto, es decir, ¿qué pensamiento provocas en los demás?, ¿qué sentimiento te generan a ti mismo y evocas hacia los demás? En este punto es vital contar con una buena estima, conocimiento y capacidad de reingeniería integral, puesto que debes cambiar los pensamientos automáticos negativos y la actitud inapropiada frente a tu crecimiento personal los cuales intervienen en tu proceso, con el fin de cambiar tu mundo interactuante.

Otro punto importante, es saber ¿En qué nivel se encuentra tu inteligencia infantil? Muchas personas afirman que no debemos perder ese niño interior, constantemente le digo a mis pacientes que este mandato, si se diera, nos haría más felices.

Si actuáramos como los menores:

* Una determinada actividad no le agrada = se marcha

* Ante la negativa de juego con otros amigos = se retira o busca otra actividad por hacer.

* Se enoja con un amigo = suele olvidarlo a los pocos minutos

* Si recibe buen trato se acerca y si se le maltrata se aleja

Se debe tener en cuenta que contar con inteligencia infantil no significa ser inmaduro. Se es Maduro cuando se controlan las emociones de alegría, coraje, tristeza de manera equilibrada manteniendo la ecuanimidad.

Sandra Milena Alvarado

Psicóloga, máster y PhD (c) psicología

Terapeuta BGV

smalvaradop@hotmail.com

www.aequilibrium.com